“NORMALIDAD MÍNIMA”

B’ejaltik (Muchos Caminos)

F. Darinel

“Allí donde existen los caminos,
pierdo mi camino.
En el ancho mar, en lo azul del vasto cielo
nadie trazó rutas jamás.
Las alas de los pájaros y su canto,
la llamita de las estrellas, las flores en ronda de las
estaciones, ocultan el sendero.
Y he preguntado a mi corazón:
¿Acaso tu sangre, el paso de la sangre,
no conoce el camino invisible?”
Rabindranath Tagóre

 

El camino de hoy

El lunes por la noche, un grupo de maestros que pertenecen a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación; CNTE, y quienes se oponen rotundamente a la reforma educativa, principalmente en lo que refiere a horas y días de trabajo, llegaron al Palacio Legislativo de la Cámara de Diputados, allá en San Lázaro D. F., para dialogar con diputados federales sobre este asunto.

Como estos llegaron una hora después de cuando los atenderían, pues ya no los encontraron y parece que esto los enojó mucho y derribaron la puerta 5 de este edificio, y ya dentro hicieron una serie de tropelías y abusos en contra de bienes de algunos trabajadores de esta cámara y bienes inmuebles del mismo edificio.

Pero el trasfondo de todo este asunto es la cantidad de días a trabajar por parte de los mentores, días que; dicho sea de forma sencilla, no quieren que así sea los profes de esta coordinadora, aunque ellos manifiestan que son otros los puntos de esta reforma con los que no están de acuerdo, pero al final todos los caminos llegan a los días de trabajo.

Esta noticia, pues seguro que la gran mayoría de Ustedes, amables lectores, ya la sabían desde anteayer cuando vieron los noticiarios de las televisoras nacionales, y claro que a más de uno le indignó esta actitud de los profesores.

Rubén Núñez, el líder de esta coordinadora, dijo o quiso hacer creer, que no fueron ellos los responsables de estos desmanes, sino que fueron “encapuchados” los que hicieron esto, o sea que fueron; así como él lo dijo, “infiltrados”, pero las imágenes rebaten totalmente este argumento.

Incluso en la red yo no alcanzo a ver encapuchados, sino personas, que se supone son maestros, sin estar embozados precisamente, se veían con sombreros, sonrientes unos otros iracundos, pero en esas imágenes y las de la televisión no vie encapuchados.
A menos que tales imágenes hayan sido editadas y no se hayan mostrado aquellas en donde aparecían “los encapuchados”, de los que habló Rubén Núñez, que para ser sincero es probable que también así ocurriera, porque el gobierno claro que no tolera a estos maestros que están en contra del sistema, desde hace muchos años.

La coordinadora en sí, y así i lo entiendo, está integrada por los profesores del siempre luchador y aguerrido bloque democrático, un bloque que para ser cierto también, siempre ha luchado por las causas más justas en favor de ellos.

Sin embargo esta vez para nada estoy de acuerdo con los actos vandálicos que hicieron, pues repruebo esta actitud pendenciera, más que nada porque estos actos se dan por una razón que tienen en el consciente general de esta bloque: “no queremos trabajar tanto”.

Lucio Cabañas o Genaro Vázquez, que fueron maestros con los que se identifica desde siempre este bloque, que ahora es esta coordinadora, claro que protestaron y no precisamente con comunicaditos, como las payasadas esas de las declaraciones de la Selva Lacandona de “fantasy black”, sabemos que fueron más allá de eso.

Pero la lucha de ellos dejó en claro que era en contra del abuso hacia la educación en México, demostrada en exigencias absurdas, adiciones fuera de lugar y abusos en contra del magisterio, era por lo que la lucha se intensificó, al grado de tomar las armas, más nunca por darles menos tiempo de educación a los niños y a los jóvenes.

Por eso en esta ocasión, la exigencia de esta coordinadora se igualó a lo que venía haciendo Elba Esther, que hacía; según ella, todo a nombre del desarrollo de la educación, pero que en realidad era todo para atentar en contra de ella.

Por eso ahora que la reforma educativa inicia a hacerse efectiva, ahora que iniciamos el ciclo escolar, bien vale afirmar que la famosa normalidad mínima, o sea lo normal mínimo, o si quiere Usted; amable lector, entenderlo como la norma mínima de la cantidad de días de estudio que deben tener los alumnos en el ciclo escolar, es más que correcta y justa.

Lo incorrecto es que sean de la corriente política a donde pertenezcan los profesores, que protesten por educar, por trabajar como es debido, eso sí que es vil, eso sí que es indecente y tan corrupto como cualquier acto de corrupción de cualquier político encumbrado.

Como anoté ayer en este espacio de opinión, sin puentes y sin otro tipo de suspensiones, se supone que son 214 días posibles para instruir a los alumnos en este ciclo escolar 2013 - 2014, pero de ahí réstenle 11 viernes de consejos técnicos, ya son 201, más-menos puentes, fiestas, días libres no autorizados, paros y todo lo demás, vienen dando menos de 150 días.

La normalidad mínima en la reforma educativa, sostiene que mínimamente los alumnos deberán de tener 200 días de clases, y que así se debe de cumplir, y ésta en suma y más en definitiva, es el meollo del asunto de las protestas de los “profes”.

Sin embargo la otra cuestión es de dónde van a sacar los demás días para hacer 200, porque con todo lo que ya anoté, lo seguro, y sin ser fatalista, serán como siempre menos de 150 días.
Porque, quién vigilará a los profesores y las autoridades de estas para que cumplan los 200 días, si, con dicho sea con todo respeto, todo mundo se protege y se cubren con la misma cobija…

Pero en fin, esperamos todos los padres de familia que las cosas sean diferentes, por el bien de nuestros hijos y de todo México, lo esperamos así, y creo que nadie, sean los profesores de la corriente que sean, nadie apoya más holgazanería de la inmensa mayoría de ellos, porque no son todos… es hora de progresar.


Algunas veredas

Hoy cumples 16 años, amigo y sobrino mío, y no tengo más que decirte, más que pedirle a Dios que festejes muchos aniversarios de cumpleaños en tu vida como este, o sea que Dios te dé una larga, fructífera y exitosa vida… felicidades Saúl de Jesús, sabes que te quiero.

Es cuanto.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.